Grupos de Autoayuda CHAU PUCHO CLUB



Para quienes quieren dejar de fumar pero alguno u otro motivo no pueden abonar el arancel de los cursos descriptos anteriormente, o simplemente prefieren concurrir a un grupo con consignas de trabajo no conductistas, LALCEC ofrece la posibilidad de concurrir 3veces por semana a grupos abiertos de autoayuda que llamamos CHAU PUCHO.
A estos grupos concurren fumadores llegados desde cualquier sector de nuestra sociedad con el objetivo de alejarse definitivamente del hábito de fumar y adicción al cigarrillo, otros que vienen de terminar un CURSO de CESACION de FUMAR, u otros que sencillamente están interesados en poder ayudar a un familiar o un amigo y concurren para ver que hacemos.
En estos grupos nos reunimos de 20 a 22 horas de lunes a viernes, para trabajar nuestra relación con el cigarrillo. Es posible concurrir solo un día por semana, dos o los tres. Sea cual sea la frecuencia de asistencia elegida, todo aquel que concurra puntualmente a las reuniones que ha elegido asistir, deja de fumar más tarde o más temprano. Recomendamos no faltar a las reuniones. En estos grupos afirmamos que cada uno tiene su tiempo para dejar de fumar, pero que este tiempo no es eterno. No se puede coquetear con la pregunta: ¿Fumo ó no Fumo? Dejar de fumar es un trabajo y quien concurra al grupo no debe evitar trabajar. No es un grupo social y tampoco terapéutico. Es coordinado por una persona que ha conseguido vencer la adicción al cigarrillo y está entrenada para conducir a los asistentes hacia el objetivo que vinieron a buscar: DEJAR o MANTENERSE SIN FUMAR.

El grupo trabaja con consignas muy simples de las cuales no debe desviarse y para lo cual el coordinador lo conduce teniendo en cuenta los siguientes conceptos:
a) La importancia de considerar la reunión un grupo de trabajo.
b) Cada participante podrá expresarse cuando lo desee.
c) Cuando así sea levantara la mano para manifestar su deseo de hacer uso de la palabra.
d) Cada testimonio debe realizarse en primera persona, expresando su propia experiencia como fumador y sin interpretar ni polemizar respecto a lo dicho por otros participantes.
e) Que cada participante alcance el objetivo que vino a buscar también depende de su actitud. Por lo tanto que revise en el curso de la reunión si quiere participar para modificar el rumbo de la misma.
f) No juzgar el testimonio de los compañeros aun en silencio.
Con este sencillo método deja de fumar todo asistente que se comprometa a concurrir y no faltar al grupo los días que haya elegido asistir.