top of page
  • LALCEC

Vida saludable para la prevención del cáncer

Actualizado: 17 ago 2022

Existen diversos factores alimentarios que pueden prevenir el cáncer, entre ellos el consumo de la fibra dietética (presente en verduras, frutas, cereales integrales) ya que tiene un posible efecto protector respecto del cáncer de colon y recto. Otro caso es el de la vitamina A, que está presente en frutas y verduras (de color verde intenso, amarillo y anaranjado), brócoli, espinaca, zanahoria, calabaza, mango, papaya, pera, banana, durazno, hígado, leche, yogur, queso y yema de huevo. Se trata de alimentos que son posibles inhibidores de la carcinogénesis en la piel, glándulas mamarias, esófago y aparato respiratorio. La vitamina C, presente en todas las frutas y verduras -principalmente en cítricos, kiwi, frutilla, morrón, acelga y espinaca-, podría ser un posible protector de cáncer gástrico y de esófago. Y, por otro lado, inhibe la formación de nitrosaminas y nos protege de sustancias nitrosadas (nitrosaminas: compuestos utilizados por la industria como aditivos y conservantes, nitratos y nitritos. Además, la vitamina E, por su función antioxidante, puede proteger de la carcinogénesis. Se encuentra en aceites vegetales y germen de trigo. Por otra parte, la ingesta de Calcio y Vitamina D se asocian con bajo riesgo de cáncer de colon. Esta última está presente en pescado, yema de huevo, hígado y leche fortificada. El calcio se encuentra en la leche, yogur, quesos, legumbres, frutos secos, yema de huevo, vegetales de hoja verde, mariscos.

Se recomienda para prevenir el cáncer y otras enfermedades mantener un peso saludable con una alimentación que privilegie el consumo de frutas, verduras y cereales y disminuya las grasas saturadas, sodio, azúcares y principalmente el alcohol. Otro factor no tan conocido es cuidar la forma de cocción de los alimentos, ya que en Argentina tenemos un alto consumo de carnes asadas o comidas ahumadas, y evitar en lo posible alimentos ultraprocesados y con exceso de conservantes.

Nutrición y pacientes oncológicos

Es común pensar que el tratamiento del cáncer se basa exclusivamente en la cirugía, la radiología y la quimioterapia. No obstante, existen otros aspectos imprescindibles como, por ejemplo, el nutricional.

El mantenimiento de un estado nutricional adecuado puede reducir las complicaciones del tratamiento oncológico y contribuir al bienestar del paciente. Por estas razones, el rol del nutricionista y el cuidado alimenticio constituye una parte muy importante del tratamiento ya que los pacientes malnutridos toleran peor las intervenciones (la quimioterapia y la radioterapia) que aquellos que se encuentran en mejor estado nutricional. Asimismo, la malnutrición puede incrementar la intensidad de los efectos colaterales del tratamiento. De todas formas, la desnutrición puede ser corregida a pesar de la enfermedad. Se debe realizar un plan de alimentación junto con el paciente y su entorno familiar. El objetivo principal será proveer alimentos de alta densidad calórica, con una textura adecuada a la tolerancia del paciente, y tener en cuenta el color, sabor y aroma de los alimentos que estimulan el deseo de comer.

La alimentación sana es fundamental para el bienestar de los pacientes que transitan un tratamiento y también para la prevención de enfermedades como el cáncer. Es posible aprender a cultivar los hábitos saludables y existen profesionales capaces de acompañar a cada persona en ese proceso.

Para más información sobre las actividades de LALCEC ingresá a: https://www.lalcec.org.ar/





220 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page