top of page

¿Cómo acompañar en el sufrimiento?

Actualizado: 2 jul



El sufrimiento es una parte inevitable de la vida y muchas personas se enfrentarán al desafío de atravesarlo durante el diagnóstico, el tratamiento o al final de la vida. Para quienes acompañan este proceso, implica detectar y gestionar su propio sufrimiento de modo que puedan apoyar al paciente a encontrar sus propios recursos que ayudarán a aliviar el malestar y aceptar la enfermedad y las circunstancias. Es un trabajo complejo que requiere un apoyo integral: físico, emocional, social y espiritual. A pesar de ello, puede resultar gratificante ya que implica brindar cariño y acompañar un momento crucial en la vida de una persona. .

El apoyo psicológico y emocional ocupa un lugar central durante todo el proceso, especialmente en etapas avanzadas del cáncer y en cuidados paliativos, ya que ayuda a adaptarse a cambios, manejar duelos y disminuir el malestar emocional, mejorando la calidad de vida de los pacientes y su entorno. También facilita conversaciones significativas, brinda consuelo emocional, resuelve conflictos y promueve la conexión espiritual para encontrar nuevos significados en el proceso.

Por otra parte, existen diversas estrategias para aliviar el sufrimiento emocional. Por ejemplo, buscar apoyo en seres queridos, hablar abiertamente sobre los sentimientos, participar en actividades placenteras y significativas y conectarse con la espiritualidad, que es la esencia de la persona. Es fundamental reconocer el sufrimiento como un problema por resolver o como una instancia que hay que aceptar. En algunos casos se puede trascender. Cuando hablamos de trascendencia nos referimos a una perspectiva de sanación, donde la persona puede percibir su espíritu y esencia íntegros, incluso cuando atraviesa una situación adversa e inevitable. 


Desafíos para Familiares y Cuidadores


Los familiares y cuidadores enfrentan desafíos emocionales, físicos y prácticos, como la ansiedad, el estrés y la culpa. Cuidar puede ser un privilegio, pero también agotador y socialmente aislante. Además, enfrentan decisiones difíciles sobre el tratamiento y/o enfermedad y a menudo descuidan su propio bienestar y salud. Es esencial que los profesionales de salud y la comunidad ofrezcan apoyo comprensivo y práctico para estas personas.


La compasión es fundamental en el acompañamiento del sufrimiento. Prestar atención, validar emociones, mostrar interés genuino y ofrecer un espacio para expresarse son formas prácticas de promover la compasión. En este sentido el cuidador necesita conectarse también con su propia serenidad. La autocompasión también es vital para quienes cuidan, permitiéndoles ofrecer apoyo sin huir del sufrimiento. 


Para apoyar a un ser querido con cáncer o afrontar el propio sufrimiento emocional, es importante escuchar sin juzgar, mostrar interés genuino, validar sentimientos, ofrecer ayuda práctica proporcionando una compañía genuina y amorosa.


El acompañamiento compasivo puede hacer una diferencia significativa en la experiencia de la muerte y el duelo. Ayuda a resolver conflictos, expresar gratitud y cariño. Así como también a ofrecer un apoyo integral que aborde todas las necesidades de las personas afectadas.


Desde LALCEC, como parte de las acciones que realizamos en nuestro Programa de Acompañamiento al Paciente, brindaremos el próximo Martes 02/07, de 15 a 19 hs, un Taller Abierto a la Comunidad en la Legislatura de Buenos Aires, orientado a trabajar este tema. El taller “Cómo acompañar en el sufrimiento" estará coordinado por la Lic. Fernanda Montaña y la Dra. Laura Aresca.


Si acompañás a un paciente oncológico o a una persona que está transitando una enfermedad grave, te invitamos a participar inscribiéndote de forma gratuita en este link.



35 visualizaciones0 comentarios

Commentaires


bottom of page