top of page
  • Foto del escritorLALCEC

Moverte es importante


La importancia de la Actividad Física La OMS (Organización Mundial de la Salud) define a la actividad física como cualquier movimiento corporal producido por los músculos, con el consiguiente consumo de energía. Dentro de esta definición se cuentan todos los movimientos incluso los de desplazamiento de un lugar a otro o en el trabajo. Todo tipo de actividad física intensa o moderada, tiene beneficios para la salud.


Hemos escuchado muchas veces que la actividad física es buena para la salud y mantener un peso saludable. Pero a veces con trabajos sedentarios y falta de tiempo para realizar ejercicio, queda fuera de nuestras actividades diarias. La buena noticia es que se puede comenzar de a poco hasta lograr la cantidad recomendada para su edad. También conocer y comenzar a obtener los beneficios de la actividad nos lleva con mayor facilidad a tenerlo como un hábito.



Beneficios de la actividad física regular:

  • Mejora el sistema cardiorespiratorio, reduce el riesgo de hipertensión, cardiopatías coronarias, accidentes cerebrovasculares, reduce el riesgo de dislipemias (colesterol y triglicéridos elevados) . Mejora la circulación y eleva los niveles de oxígeno en sangre.

  • Mejora la salud ósea y muscular, reduce el riesgo de caídas, fracturas de cadera o vertebrales, realizando ejercicios de equilibrio, fortalecimiento muscular y aeróbicos. En niños y adolescentes ayuda a fortalecer huesos, en adultos mayores puede reducir la pérdida de densidad ósea.

  • Ayuda a controlar el peso: la actividad física sumada a una alimentación saludable ayuda a prevenir y tratar el sobrepeso y obesidad. Para lograr un descenso de peso la ingesta de calorías debe ser menor al gasto de energía que se logra con la actividad física.

  • Reduce el riesgo de padecer diabetes, síndrome metabólico, varios tipos de cáncer (como el de mama y colon): el ejercicio reduce los niveles de glucemia y ayuda al mejor funcionamiento de la insulina, lo que colabora en prevenir y tratar estas enfermedades.

  • Mejora habilidades de pensamiento, aprendizaje, la salud mental y estado de ánimo, las sustancias químicas que se liberan durante el ejercicio, mejoran la estructura y función del cerebro, ayudan además a sentirse más relajado combatiendo el estrés y reduciendo el riesgo de depresión. En niños y adolescentes mejora el desempeño académico.

  • El ejercicio ayuda a que dejar de fumar sea más fácil, baja la ansiedad y síntomas de abstinencia, también colabora en controlar el peso una vez dejado este hábito.

  • Ayuda a dormir mejor, haciendo que el descanso sea más prolongado y conciliando el sueño con mayor facilidad.

  • En el embarazo, la actividad física, disminuye el riesgo de preeclampsia, hipertensión y diabetes gestacional, previene de un aumento excesivo de peso durante el embarazo, disminuye el riesgo de complicaciones en el parto, en el recién nacido y depresión puerperal. No hay efecto negativo en el peso al nacer, ni influye en el riesgo de muerte prenatal.

  • La actividad física puede reducir el riesgo de morir prematuramente por enfermedades crónicas no trasmisibles (como diabetes, enfermedades cardiovasculares y algunos tipos de cáncer) Aumenta las posibilidades de vivir más tiempo y con mayor calidad de vida.



Las recomendaciones de actividad física según la OMS son:

  • Los niños y adolescentes de 5 a 17 años: 60 minutos al día a actividades físicas moderadas a intensas, principalmente aeróbicas, a lo largo de la semana; 3 veces por semana actividades intensas para fortalecer músculos y huesos y limitar actividades sedentarias sobre todo el tiempo frente a una pantalla.

  • Los adultos de 18 a 64 años: deberían realizar actividades físicas aeróbicas moderadas durante al menos 150 a 300 minutos, o actividades físicas aeróbicas intensas durante al menos 75 a 150 minutos; o una combinación equivalente de actividades moderadas e intensas a lo largo de la semana, dos o más días por semana actividades de fortalecimiento muscular y limitar actividades sedentarias.

  • Los adultos de 65 o más años: se aplican las mismas recomendaciones que para los adultos; y como parte de su actividad física semanal, los adultos mayores deberían realizar actividades físicas variadas y con diversos componentes, que hagan hincapié en el equilibrio funcional y en un entrenamiento de la fuerza muscular moderado o de mayor intensidad, tres o más días a la semana, para mejorar la capacidad funcional y prevenir las caídas.



Recomendaciones para aumentar la actividad física:

  • Aumentar la intensidad de las actividades diarias, por ejemplo: Subir las escaleras en lugar de usar ascensor, bajar del colectivo unas paradas antes y caminar, o dejar el auto más lejos, en lugares de oficinas caminar a hablar con mi compañero en lugar de enviar mensajes, etc.

  • Disfrutar más de la actividad física, buscando por ejemplo compañía para salir a caminar, aprender un deporte nuevo, formar parte de un equipo en algún club o baile o actividades que involucren moverse.

  • Para permanecer motivado puede ser útil llevar un control de la actividad que se realiza, establecer metas, anotar el progreso.

  • Es útil escuchar música o ver televisión durante el ejercicio para que resulte más entretenido, también puede ir cambiando de actividad para no aburrirse.

  • Si no tiene mucho tiempo para la actividad puede buscar alternativas como hacer ejercicio en casa con videos o aplicaciones, también sirve para días con mal clima.

  • La práctica de ejercicio es una buena manera de salir de las actividades cotidianas y distraerse, además de colaborar con la buena salud física y mental.





147 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page