top of page

EL DIAGNÓSTICO DE CÁNCER: Aspectos emocionales y estrategias de afrontamiento





Recibir un diagnóstico oncológico no es solo una noticia médica, implica también un procesamiento psíquico en el paciente ya que afronta una información nueva. Es natural que aparezcan emociones tales como conmoción, angustia, preocupación y ansiedad. Sin embargo, cuando estas alteraciones persisten y se manifiestan de manera muy severa que pueden afectar su calidad de vida, es importante que se busque apoyo para evaluar a través de un profesional qué está ocurriendo. 


En el mismo sentido, el diagnóstico puede desencadenar o incrementar trastornos psicopatológicos preexistentes, lo que podría complicar el proceso de adaptación. Por esto, es crucial que los pacientes y sus familias comuniquen sus preocupaciones al equipo de atención médica para que puedan recibir el apoyo adecuado.


La familia del paciente también afronta desafíos emocionales consecuentes con la preparación del psiquismo para abordar los cambios que puede traer un diagnóstico. Pueden experimentar angustia, ansiedad e incertidumbre sobre cómo acompañar mejor al paciente. La comunicación puede volverse tensa a medida que todos intentan lidiar con la nueva realidad. No obstante, no se busca eliminar este tipo de emociones y/o conductas, sino observarlas para tener presente la necesidad de apoyo. 


Además, el diagnóstico de cáncer puede provocar cambios en los roles familiares y en la vida cotidiana, lo que requiere un esfuerzo adicional de adaptación por parte de todos los miembros de la familia. Resulta importante reconocer que las familias pueden enfrentar otras dificultades además del diagnóstico de cáncer, como problemas económicos, laborales, de vivienda o de salud de otros miembros del grupo familiar.


Para abordar estas dificultades emocionales, es crucial conversar con el equipo de salud tratante. También es importante contar con una red de apoyo, como familiares y amigos. Además, es fundamental reconocer y confiar en los propios recursos internos que han sido útiles en situaciones difíciles anteriores.


La psicooncología ofrece herramientas y estrategias para ayudar a las personas a transitar estas dificultades de manera saludable. Identificar las preocupaciones, miedos y necesidades, buscar apoyo externo o interno, y confiar en los recursos personales son pasos importantes en este proceso.


Cada persona afronta el diagnóstico de cáncer de manera única, y no hay un camino predeterminado para transitarlo. Es importante escuchar y aceptar la forma en que cada quien elige expresar y abordar sus emociones. De esta experiencia puede surgir la resiliencia, pero no siempre ocurre y está bien que así sea porque las personas somos distintas y los procesos también lo son.


Lo fundamental es ofrecer apoyo, comprensión y aceptación a quienes transitan este proceso de la manera que eligen hacerlo.


Evitar metáforas bélicas como pedirle al paciente que "luche" no es un detalle menor, ya que estas pueden generar más presión y obstáculos emocionales en lugar de ofrecer apoyo. Desde LALCEC, buscamos promover un enfoque de acompañamiento compasivo, donde se acepte y se respalde la manera única en que cada persona enfrenta su enfermedad.




125 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page